logo-viejo-topo-grande

Amancio Ortega, la imagen del capitalismo dulce. Te besamos el trasero, amo Amancio.

cvjahz9xeaad9ms

Si atendemos a lo que nos dicen los medios sistémicos, Amancio Ortega, principal accionista de Inditex, es un empresario “modélico” y ejemplo de desarrollo económico deseable.

No entremos ahora en que no existen empresarios “modélicos”, salvo en la propaganda del capital. No entremos ahora en que no existe desarrollo económico deseable dentro del capitalismo.

Lo cierto es que la imagen que facilitan los medios sobre Amancio Ortega y su imperio Inditex, es una imagen limpia y dulce.

Amancio Ortega y su lugarteniente Pablo Isla, siempre han sabido de la importancia de tener a los medios en nómina, aunque sea una nómina que formalmente no existe.

Pero no solo los medios. Si atendemos a ciertos ilustres gallegos que enarbolan la bandera del cambio, nos encontraremos con la misma imagen limpia y dulce.

El diputado de En Marea, en el Parlamento Galego, José Manuel Lago Peñas, insinuaba no hace mucho que debemos estar orgullosos de Inditex porque “genera riqueza y valor”; Lago Peñas, responsable del gabinete de estudios de CC.OO. salió elegido diputado gracias a que la Esquerda Unida de Yolanda Díaz lo colocó en un puesto de ventaja en las listas.

Otro que salió elegido diputado por En Marea, el empresario y miembro de Podemos Francisco Casal, calificaba a la ex pareja de Amancio Ortega, Rosalía Mera, de “persona progresista”.

Se entiende: ella fue socia capitalista en el comienzo de la carera empresarial de este podemita. La ya fallecida Rosalía Mera, en su momento la tercera persona más rica de España, fue co-fundadora y accionista importante de Inditex.

Otra cabeza visible de En Marea, el líder de Anova Xosé Manuel Beiras, ya en su día -en abril de 2001- opinaba pletórico sobre Amancio Ortega y su imperio económico: “hay segmentos de la ciudadanía que, como Inditex, son los auténticos motores de los procesos de cambio”, añadiendo que Inditex era un “prodigio económico” y un modelo “de la tercera revolución”. Palabra de Beiras, el iluminado.

Amancio Ortega trata de cuidar su imagen social. Dona importantes cantidades de dinero a la caridad cristiana (Cáritas), pero también a otras ONGs.

Y a la Universidad, para favorecer la investigación científica. Y la prensa, la misma que tiene en nómina invisible, se encarga de hacernos llorar de emoción, restregándonos abundantemente por los ojos el talante altruista y benefactor del emperador de Inditex.

¿A quién le importa que todo ello desgrave fiscalmente? Amancio Ortega es el capitalista bueno y perfecto, al que todos debemos adorar y cuyo trasero debemos besar en señal de agradecimiento, piensan sus publicistas.

Y los medios nos recuerdan cada día que los trabajadores de Inditex están felices de trabajar para el filántropo Amancio Ortega, contándonos las maravillas y bondades derivadas de ser empleado de Inditex. Aunque la opinión de los trabajadores es, desde luego, otra bien distinta.

SEGUIR LEYENDO EN…
http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2016/10/inditex-y-el-escandalo-de-la.html