Un estudio reciente descubrió que los aviadores italianos que bombardearon Barcelona durante la Guerra Civil en 1938 tenían órdenes de Benito Mossolini de sembrar el terror entre la población civil.