El Consejo de Estado de China publicó este martes un nuevo plan para aumentar los ingresos de la población a través de un amplio programa de estímulo que, según el gobierno, beneficiará a alrededor de 300 millones de personas.

El plan contiene siete categorías, incluidos profesionales altamente cualificados, empresarios, gerentes y quienes ya no están capacitados para trabajar. Varios analistas consideran que esta iniciativa fomentará el crecimiento de los negocios.

Pu Yufei, de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, afirmaba: “Como profesionales en investigación y desarrollo, deberían ser capaces de influir en más profesionales, y esos empresarios podrían fomentar muchos pequeños negocios“.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma afirma que este plan de estímulo tiene como objetivo ayudar a los empresarios a invertir en innnovación y a desarrollar sus negocios con más confianza, y en consecuencia, generar más empleo.

Estas medidas de estímulo se centran en diversos aspectos, ya sean empresas estatales o compañías privadas.

El plan busca mejorar los ingresos de las empresas de propiedad estatal, mientras se trabaja en la protección de las propiedades y en la competencia justa entre las compañías privadas.

Sobre todo, este programa debería beneficiar a muchos grupos sociales. Varios expertos afirman que estos grupos cubren la mayor parte de la clase trabajadora y de las minorías con menos ventajas, lo que significa que se beneficiarán unos 300 millones de personas.

Estos expertos también afirman que aquellos a los que no menciona el plan, como profesores y personal médico, podrían utilizar los planes de estímulo para profesionales científicos.

Por otro lado, la integración y coordinación informática entre las grandes urbes es el reto más importante que China se plantea, a la hora de hallar un equilibrio sostenido en el crecimiento irreversible de las técnicas de computación en Bejing, Tianjin y Hebei, que se inicia “en la nube”.