presidente-premier-valon

Las presiones de todo tipo sobre el premier valón han surtido efecto. La región francófona de Valonia, en Bélgica, logró llegar a un acuerdo sobre la firma del Acuerdo Integral sobre Economía y Comercio (CETA) entre la Unión Europea y Canadá.

El acuerdo con la nación belga será analizado por los embajadores de los estados miembros para que lo validen y de ser así, será refrendado por las autoridades regionales belgas que lo rechazaron la semana pasada.

El premier Paul Magnette, al que hemos elogiado ene este blog hace unas horas, tiró la dignidad y el decoro por la ventana, traicionando las mínimas esperanzas de que un dirigente europeo frenara esa agresión brutal, llamada CETA, contra los derechos de todo tipo que se ciernen sobre la ciudadanía y que es el prólogo del TTIP, golpe final a leyes y constituciones del viejo continente.