Nunca como hoy, sale tanto rojo de las pañoletas para lanzarlo en pétalos al surco de las olas

Es 28 de octubre. Se mira al cielo en patriótico reflejo. Y cuando se agotan las pupilas, de buscar, las miradas aterrizan en el agua. Por cada arroyo, un ramillete de muchachos. En el mar se hace la sombra bajo un sombrero de flores del tamaño de una Isla.

Nunca como hoy, sale tanto rojo de las pañoletas para lanzarlo en pétalos al surco de las olas. De esos pequeños que de año en año siembran amor en el mar le nace a Cuba toda su estatura: va dentro de ellos la mezcla exacta de hidalguía, gravedad y jarana que componen al héroe verdadero.

Un homenaje es apenas el primer paso. En el camino vendrán los mil obstáculos que habrá que vencer a puras camiladas.

No hay parada en la búsqueda ni espera en la andadura, apenas una pausa para preguntarle como el Jefe Comandante: ¿Vamos bien…?

Origen: Camilo al andar – Cuba – Juventud Rebelde – Diario de la juventud cubana