¿Qué política hay detrás del discurso “radical” del portavoz de Esquerra?

La supuesta firmeza del compromiso de Esquerra con la independencia de Catalunya era cuestionada, hace tan solo unos días, por la propia CUP.

El discurso del portavoz adjunto de Esquerra Republicana de Catalunya en el Congreso, durante la sesión de investidura de Mariano Rajoy, ha revolucionado las redes sociales.

El ataque directo de Gabriel Rufián al PSOE, por la decisión del partido socioliberal de abstenerse, facilitando así el gobierno del PP, ha generado tantas adhesiones como rechazos.

Mientras los internautas más conservadores se mostraban escandalizados, el sector de los progresistas parece haber sido encandilado por las palabras de Rufián, quien calificó a los “socialistas” de “traidores”, refiriéndose a esa formación como “PSOE Iscariote”.

No les da vergüenza ser republicanos, pero monárquicos, socialistas pero neoliberales, obreros pero en consejos de administración y de izquierdas pero dando el poder a la derecha...”- expuso Rufián ante la irritación de la bancada socialista.

Lo cierto es que hablar a estas alturas de una “traición” del PSOE resulta mucho más engañoso que radical y asegurar que este partido no es “obrero ni socialista”, no supone ningún descubrimiento original.

Pese a todo, es comprensible que escuchar algunas de las verdades pronunciadas sin ambages por el joven catalán en el hemiciclo, haya resultado satisfactorio para un sector de la población.

No deja de ser muy significativo, sin embargo, que nadie se haya parado a reflexionar sobre las gruesas contradicciones existentes entre el discurso de Rufián y su práctica política como miembro de Esquerra Republicana.

Gabriel Rufián acusa de “traición” al PSOE por permitir que gobierne la derecha española representada por el Partido Popular.

Sin embargo, ERC gobierna en Catalunya aliada con la derecha de la antigua Congervència, mientras los catalanes siguen sufriendo las mismas políticas neoliberales que se aplican en el resto del Estado.

¿Cómo es posible que esta alianza entre socialdemócratas y conservadores no sea considerada también por Gabriel Rufián como una traición?

¿No supondría aducir que su partido tuvo que poner en primer término a la”nación catalana” algo muy similar a las llamadas al “patriotismo” realizadas por los barones socialistas y el Partido Popular?

¿Desaparece acaso la explotación cuando la ejerce una burguesía autóctona, hablando el propio idioma y bajo otra enseña nacional?

El apoyo a o la alianza con la derecha tradicional, respectivamente, en Madrid y Cataluña no es, con todo, el único punto en común entre el PSOE y Esquerra Republicana.

El partido socialdemócrata en el que milita Gabriel Rufián se cuenta también, por ejemplo, entre las organizaciones políticas que otorgaron su apoyo al Ejecutivo Zapatero para la implicación española en la guerra contra Libia, que supuso la destrucción de ese país africano.

Y el compromiso de Esquerra con las intervenciones militares lideradas por la OTAN no fue circunstancial.

Hace tan solo unos días, Purificación González de la Blanca, miembro del colectivo Ojos para la Paz, denunciaba la complicidad de la formación catalana con quienes protagonizan hoy la agresión contra Siria, ejecutada sobre el terreno por los terroristas del Estado Islámico.

Incluso la supuesta firmeza del compromiso de Esquerra con la independencia de Catalunya era cuestionada, hace tan solo unos días, por la propia CUP.

En un informe fechado el pasado 26 de octubre, la Candidatura d’Unitat Popular – que también facilitó con sus votos la constitución del gobierno de derechas de Junts pel Sí -, acusaba a ERC y CDC de “sabotear el proceso”.

Fuente: CANARIAS SEMANAL

Origen: Gabriel Rufián, el hombre que “olvidó” su pacto con la derecha catalana