El régimen de Mauricio Macri se niega a liberar a la dirigente social y presa política Milagro Sala, pese a que así lo exige una resolución de la ONU.

El gobierno del ultraderechista argentino argumenta que esta resolución es solo una opinión, que no es vinculante y que tiene datos desactualizados y explicaciones que no son ciertas.