La verdad es que el miedo (rabia, más bien) que despierta Trump en diarios como “El País” u otras mafias televisivas como La Secta, me provocan más de una carcajada.

ESTAS ELECCIONES CONTARÁN CON EL VOTO DE MILLONES DE CIUDADANOS/AS QUE JAMÁS ANTES QUISIERON PARTICIPAR: LAS CLASES DESFAVORECIDAS DEL ÁMBITO RURAL. POR CIERTO, EN EE.UU. NO SE PERMITE LA ENTRADA DE OBSERVADORES INTERNACIONALES... Y ES QUE QUIEN ALGO TEME, ALGO DEBE

ESTAS ELECCIONES CONTARÁN CON EL VOTO DE MILLONES DE CIUDADANOS/AS QUE JAMÁS ANTES QUISIERON PARTICIPAR: LAS CLASES DESFAVORECIDAS DEL ÁMBITO RURAL, QUE YA SE HAN DECANTADO POR EL CANDIDATO REPUBLICANO.
POR CIERTO, EN EE.UU. NO SE PERMITE LA ENTRADA DE OBSERVADORES INTERNACIONALES… Y ES QUE QUIEN ALGO TEME, ALGO DEBE

¿De qué tienen miedo estos defensores “perrodísticos” del terrorismo en Libia o Siria?

Lógicamente, recelan ante la posible derrota del ISIS bajo la impecable estrategia del heroico ejército sirio, junto a la fuerzas rusas, áerea y naval.

La crispación del Pentágono por el más que probable fiasco de ese colectivo de mercenarios, contratados desde Arabia Saudita y apadrinados por Obama para “cerrar” el dominio occidental sobre Oriente Medio, se masca en el ambiente.

Y es que Trump odia las guerras, una actitud que contradice las órdenes del neoliberalismo. El maleducado homófobo, satanizado en miles de plataformas informativas, sigue avanzando en las encuestas. Le han insultado, vejado y humillado con tanta saña que ya cae simpático.

DESPUÉS DE TANTOS INSULTOS, TRUMP HA SALIDO REFORZADO

DESPUÉS DE TANTOS INSULTOS, TRUMP HA SALIDO REFORZADO

Parece increíble, pero después de meses repletos de ataques histéricos, descalificaciones absurdas, embates de toda clase y ralea, Trump ha conseguido que los cimientos de Wall Street tiemblen, mientras el desprecio y desconfianza hacia Clinton, crecen como la espuma.

Lo que Assange consideraba imposible puede suceder: que la Casa Blanca tenga un inquilino que lanza frases obscenas sobre las mujeres, pero no esconde su chabacanería ni ha caído aún en la trampa de una Monica Levinsky.

Lo que nunca imaginaron esos medios, que prefieren una psicópata criminal como Hillary antes que un grosero cum laude como Donald, podría ocurrir mañana, 8 de noviembre.

Nunca un presidente “saliente” desarrolló una hiperactividad tan histérica como Obama, después de haber sido informado de la gigantesca ola de entusiasmo que ha generado el millonario neoyorquino en los últimos días de campaña.

HILLARY Y BARACK SON DE LA MISMA ESCUELA DE BUSH

BARACK DESCALIFICABA A HILLARY EN 2008, PERO HOY LA ELOGIA AUNQUE ELLA HAYA DESPRECIADO A LOS AFROAMERICANOS

En 2009, Obama descalificaba a Hillary, mientras la esposa de Bill Clinton hablaba pestes de los negros estadounidenses, diciendo que “deberían llevarlos al talego”. Ambos se han odiado, pero ahora, frente a las cámaras, se besan y se abrazan.

Actores, cantantes, multimillonarios, financieros, prácticamente todos los gobiernos occidentales, claman: ¡ Clinton for President !…

Pero el miedo ante la reacción de buena parte del electorado que nunca antes mostró deseos de votar, atenaza a los encuestadores y desata el pánico en la Bolsa, donde las empresas armamentísticas, hermanas de la mafia farmaceútica, tiritan ante un escenario en el que sus ventas disminuyan radicalmente.

La muerte violenta y los medicamentos siempre han caminado de la mano del dinero.

Trump, con toda la razón de su parte, clama: “Si cualquiera de nosotros hubiera utilizado el correo privado para comentar secretos de estado, como hizo Hillary Clinton, ya estaríamos en la cárcel“. Y la multitud aplaude a rabiar.

Trump sabe que el viento ha cambiado a su favor, a pesar de que todas las potencias económicas y mediáticas se vuelven contra él.

Pero también es consciente de que su apuesta es complicada: la dictaduras criminales de Arabia Saudita y Qatar, que financian al ISIS, aguardan silenciosas el resultado de las elecciones.

Mientras en las redes sociales continúan y se intensifican los insultos y elogios hacia Trump, las empresas consultoras ocultan que millones de estadounidenses de las clases bajas y desfavorecidas, optan por el candidato grosero, pero sincero, sobón pero franco y “muy estadounidense”.

NUNCA VOTABAN, PERO ESTA VEZ  GANADEROS, GRANJEROS Y VAQUEROS VOTARÁN POR TRUMP

NO SOLÍAN VOTAR, PERO ESTA VEZ GANADEROS, AGRICULTORES, GRANJEROS Y VAQUEROS VOTARÁN POR TRUMP

Un enorme sector de la ciudadanía se decanta por un rubio ricachón que quiere rescatar a su país de una quiebra anunciada, antes que votar a una candidata que seguiría apoyando el terrorismo injerencista y el espionaje incontrolado, para derribar gobiernos incómodos para las corporaciones más poderosas del imperio, como Chevron, Texaco, Dow Chemical o la Coca-Cola.

Si gana Hillary Clinton, todo seguirá como hasta ahora: mal. Pero, si gana Donal Trump, el mundo no será tan violento y la amenaza de la III Guerra Mundial se irá desvaneciendo, como las mentiras y falsas promesas de Obama: el primer presidente negro y el enésimo en la lista de aquellos que incumplieron todos sus compromisos.

Lo terrible, pero probable, me lo comenta un colega: “La hipocresía criminal que esconde eso que llaman corrección política, ha sido desmontada por un tipo tan grosero como simpático, tan natural como obsceno, pero sobre todo, un incauto millonario que si llegara a ganar, moriría en un atentado“.

Y la historia seguiría su rumbo sin mayor problema. ¿Qué importa que en EE.UU. haya otro presidente asesinado? Significaría un negocio redondo para el periodismo global, incluyendo a La Secta y a “El País”.