La Fiscalía de Menores de Vigo (Galicia, España) está investigando el contenido de un vídeo, en el que seis niños de entre siete y 15 años denuncian insultos, vejaciones y golpes en el centro donde se hallan recogidos.

¿QUÉ OCURRE EN ESE CENTRO DE ACOGIDA Y POR QUÉ LA XUNTA DE GALICIA NO INVESTIGABA, HASTA AHORA, LAS DENUNCIAS QUE SE FORMULARON?

¿QUÉ OCURRE EN ESE CENTRO DE ACOGIDA Y POR QUÉ LA XUNTA DE GALICIA NO INVESTIGABA, HASTA AHORA, LAS DENUNCIAS QUE SE FORMULARON?

También aseguran que en el interior del centro los niños y niñas mantienen relaciones sexuales. En algunos casos, según narran, los protagonistas tienen menos de diez años.

La investigación se abrió a raíz de la denuncia presentada por el padre de dos de esos niños, que perdió la custodia hace más de tres años años. Desde entonces ha peregrinado por varias administraciones, cuestionando el mal trato que reciben sus hijos.

Los menores que aparecen en el vídeo cuentan a un psicólogo, de una manera explícita, situaciones que han vivido ellos mismos y sus compañeros del centro en el que se encuentran.

En ese sentido, describen los denuestos, vejaciones y golpes por parte de las monjas y otros empleados de la  un centro de menores tutelados por la Xunta de Galicia dirigido por una orden religiosa.

Entre otros abusos, uno de los niños cuenta acerca del modo especial que tenían las monjas para castigar a los alumnos.

the-love-lost-nun_thumb

CUANDO ESTE ADMINISTRADOR CONTABA SÓLO 4 AÑOS, UNA MONJA BIZCA ME ATIZÓ UNA BOFETADA DEL CARAJO PORQUE YO DIBUJABA CON LA MANO IZQUIERDA. DESDE ENTONCES, NO MIRÉ “CON BUENOS OJOS” A ESTAS SEÑORAS DE NEGRO

En el documento visual aparece un niño atado a la silla con “una cuerda larga, pero, además, relatan cómo a “los niños que se portan mal” les “retuercen los brazos”, “les ponen contra el suelo” yles ponen los pies encima“.

Situaciones que reflejan supuestos malos tratos y vejaciones y que, según aseguran también en el propio vídeo, proceden de “los educadores y las monjas”.

Las denuncias por parte de los menores han causado una ola de indignación en las redes sociales.

(Con información de RT, la web “Público” y el diario “El Mundo”)