El 50-55% de los estadounidenses (el número que en realidad vota) todavía se complace con la narrativa de que votar en la elección presidencial les da cierta influencia sobre la dirección que toma su país, y les da la sensación de tener algún poder personal.

LES PRESENTAMOS A DONHILL CLINTRUMP

LES PRESENTAMOS A DONHILL CLINTRUMP

Los otros 45-50% que no votan obtienen la misma sensación al apoyar a su equipo deportivo favorito o aferrándose emocionalmente a las opciones de la vida diaria de su celebridad preferida.

En términos del “panorama más amplio”, las elecciones de este año son una especie de línea divisoria.

Por primera vez la población estadounidense está siendo emocionalmente manipulada para no sólo elegir entre demócrata y republicano, sino entre dos candidatos que son claramente (incluso para el promedio estadounidense) unos condenables idiotas.

Al mismo tiempo, la gente está siendo animada y manipulada para encontrar tantas formas como sea posible de ignorar el hecho de que los candidatos son personas repugnantes, y elegir uno de todos modos.

La respuesta sensata a la oferta de un sándwich de mierda o un batido de mierda, es negar ambos, pero aparentemente un porcentaje decente de los estadounidenses, en esencia, han perdido sus sentidos.

No tengo idea de cuál será el resultado de esa elección (independientemente de quién gane), pero cuando un gran número de personas de alguna manera se encuentran deliberadamente votando por una de dos candidaturas al Gobierno, cuando ambos candidatos son claramente una muy mala elección, los resultados no serán buenos ni para la salud psicológica de aquellos que felizmente se involucran en tal autoengaño ni para el futuro de la gran nación americana.

Dicho esto, las probabilidades son que Hillary ganará porque la mayoría del 45-50% de los estadounidenses que votarán son tipos liberales occidentales sin alma.

Además, Hillary ganará debido a la naturaleza del sistema “democrático” de Estados Unidos, donde los votos de la gente en sí no cuentan realmente, sino más bien la afiliación política de los representantes del Congreso y los senadores en cualquier estado dado.

Por ejemplo, si California tiene más representantes demócratas que republicanos (entonces sí), entonces todos los votos de los colegios electorales de California van a Hillary (debido a la manera en que la gente probablemente votará basándose en afiliaciones de “equipo.”

Este sistema “electoral universitario” es la razón por la cual, hace muchos meses, el próximo presidente de EE.UU. podía predecirse con un 90% de precisión.

Pero para aquellos que temen la perspectiva de una administración de Hillary, no teman, el FBI salvará el día.

Desde los días de J. Edgar Hoover, el FBI ha cumplido la función de asegurar el control bipartidista sobre el poder político en los Estados Unidos.

El chantaje y la amenaza de encarcelamiento (o, en el caso de Hillary, por lo menos) es muy eficaz para asegurar que cualquier político estadounidense engreído no se salga de su puesto.

Hillary obviamente tiene delirios de grandeza, pero el respaldo de su lujuria por el poder es una red Clinton muy bien arraigada de aliados y compinches en Washington que le permitiría aprovechar todo el poder de la presidencia, a diferencia de la mayoría de los presidentes anteriores que entendieron su posición como, en gran parte, ceremonial.

La perspectiva de que un presidente sea realmente el “decisor en jefe”, incluso un presidente del tipo personaje perturbado como Hillary, probablemente ha despertado recuerdos traumáticos de JFK y la amenaza que él supuso para las personas del “estado profundo”, que son bastante unidos a su control encubierto de la democracia más grande del mundo.

Esta amenaza es probablemente la razón de las payasadas del FBI en las últimas semanas, que fueron vistas como “intervinientes” en la elección por parte de Trump.

Sin embargo, la razón más probable para la declaración del FBI sobre los “nuevos correos electrónicos” era servir de notificación sutil a Hillary y Co., de que los federales tienen información sucia sobre ella, y cuando ella sea elegida, ella jugará con las reglas del “estado profundo”, aquellas “instituciones ocultas “que toman las decisiones políticas importantes.

Así que pobre Hilary y pobre Estados Unidos. No hay ningún cambio en el panorama aquí (¿recuerda a Obama?), excepto en términos del hecho de que un número decente de estadounidenses se están librando de lo que queda de su conciencia y la cordura por votar a favor de una belicista corrupta o un bebé hombre ensimismado, y creer que uno o el otro “hará a Estados Unidos grandioso de nuevo.” No es exactamente el cambio que estábamos esperando.

En la combinación de “corrupta belicista” y “narcisista infantil egoísta,” usted tiene una descripción perfecta del cuerpo político estadounidense, tal como se ha formado -durante muchas décadas- en torno a las políticas de las instituciones ocultas del estado profundo.

La energía para la reforma real, para el cambio verdadero en EE.UU., debe venir del pueblo americano, pero antes de que esto pueda suceder, el pueblo americano debe despertar a la realidad del sistema bajo el cual vive.

La inquietante debacle que fue la “carrera” presidencial de las elecciones presidenciales de 2016 fue quizás la última llamada de atención moderada para el pueblo estadounidense y el mundo de que están en el camino equivocado. El siguiente puede, por necesidad, ser mucho más alarmante.

https://es.sott.net/article/49229-A-despertar-El-estado-profundo-de-EEUU-y-la-farsa-de-las-elecciones-presidenciales