Soros socorre iniciativas en EEUU contra la discriminación racial y por motivos religiosos, mejoramiento de la educación popular y hacia el exterior apoya las causas para el desarrollo de la llamada democracia y la lucha contra las dictaduras, entiéndase derrotar los gobiernos revolucionarios o incómodos a los EEUU.

ESTE MILLONARIO ES MÁS PELIGROSO PARA LA PAZ QUE UNA PIRAÑA EN UN BIDÉ

ESTE MILLONARIO ES MÁS PELIGROSO PARA LA PAZ QUE UNA PIRAÑA EN UN BIDÉ

La época de la inocencia comenzó a declinar para los intelectuales en Estados Unidos en agosto de 1964 cuando el congresista tejano Wright Patman, mientras realizaba una investigación por evasión de impuestos sobre la J. M. Kaplan Fund, de Nueva York, descubrió que dicha institución cultural era en realidad una pantalla de la CIA para la guerra cultural contra la URSS y el campo socialista.

La Revista estadounidense Rampart hizo un extenso reportaje sobre el tema en 1967 y no tardó en conocerse que la JM Kaplan era solo una pequeña parte de una tupida madeja de tapaderas culturales de la CIA en el que hacía de centro mundial desde 1950 un denominado Congreso de la Libertad Cultural (CLC) con sucursales en 35 países en todo el mundo.

El (CLC) cumplía con la estrategia de captar en sus esferas de influencia a la llamada intelectualidad liberal que militaba en la izquierda anti soviética para fomentar una alternativa política esencialmente contra los Partidos comunistas y movimientos revolucionarios en el mundo.

Fue apoyado con inagotables recursos financieros para manipular, contratar, comprar o reclutar a miles de artistas, escritores, especialistas, políticos, dirigentes estudiantiles y periodistas además de organizar compañías editoriales, fundar decenas de revistas, costear secretamente eventos en todo el mundo promoviendo la libertad de la creación intelectual en el occidente capitalista como contraposición al “realismo socialista” en boga en la URSS y sus aliados de Europa Oriental

La CIA tuvo éxito y logró que todo el movimiento intelectual que promovía el (CLC) apareciera como iniciativas espontáneas e independientes de instituciones de EEUU y Europa Occidental.

Hasta que en el destape de 1964-67 quedaron comprometidas como vinculadas a esa estrategia y el dinero de la CIA importantes instituciones y mecenas del arte y la cultura como las Fundaciones Ford, Rockefeller, el Museo de Arte Moderno de New York, (MOMA) y otros, todos activos participantes en las actividades del Congreso.

También artistas y escritores aparecieron vinculados con las lucrativas acciones de la Agencia como George Orwell, Irving Kristol, Melvian Lasky, Isaiah Berlin, Stephen Spender, Sydney Hook, Daniel Bell, Dwight MacDonald, Robert Lowell, Hannah Arendt, Mary McCarthy, y muchos otros en los Estados Unidos y Europa

Los comprometidos aportaban la imagen de intelectuales liberales y conciencia crítica de la sociedad burguesa como oposición ilustrada al poder político lo que estaba muy lejos de su función real dentro que el guion del (CLC) les deparó como figurantes manejado por el espionaje estadounidense.

SEGUIR LEYENDO EN
http://cubaendefensadelahumanidad.blogspot.com.es/2016/11/soros-el-bombardero-y-el-fin-de-la.html