China, el gigante de la economía asiática, continúa estable y en lo que va del año ha crecido en más del 6.5%; todo ello, pese a la reiterada desinformación de las corporaciones mediáticas occidentales, de que el país estaba cerca de un colapso.

Y es que no hay forma de convencer a esas plataformas, que una cosa es lo que Occidente desea que suceda y otra, muy diferente, la realidad.