Tras el triunfo electoral de Donald Trump en la carrera por la presidencia de Estados Unidos, en Rusia continúan las reacciones.

El presidente Vladimir reiteró la disposición del gobierno para establecer relaciones normales con el país norteamericano, aunque reconoce que este proceso será arduo y complejo.

Por otro lado, la ciudadanía rusa mantiene sus reservas sobre el futuro de las relaciones bilaterales entre ambos países con la llegada de Trump a la Casa Blanca.