El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sería un “tonto ingenuo”si decidiese lanzar una guerra comercial total contra China, reza el diario chino ‘The Global Times‘, controlado por el Partido Comunista chino.

HACE MÁS DE 25 AÑOS QUE TRUMP NEGOCIA COM CHINA Y TIENE PENDIENTES VARIOS CONTRATOS INMOBILIARIOS. PARECE QUE DEL AMOR AL ODIO HAY UN PASO MUY PEQUEÑO

HACE MÁS DE 25 AÑOS QUE TRUMP NEGOCIA CON CHINA, CON LA QUE MANTUVO EXCELENTES RELACIONES Y AÚN TIENE PENDIENTES VARIOS CONTRATOS INMOBILIARIOS.
PARECE QUE DEL AMOR AL ODIO HAY UN PASO MUY PEQUEÑO

Durante la áspera carrera hacia la Casa Blanca, el magnate criticó en repetidas ocasiones a China, tildándola abiertamente de “maestra” en la manipulación de su divisa y prometió castigar a Pekín imponiendo unos aranceles “defensivos” del 45% a sus importaciones.

El republicano llegó a acusar a China de haber perpetrado “el mayor robo de la historia mundial“.

“Será condenado por su imprudencia”

El diario chino advierte de que tales medidas constituirían un grave error.

Si Trump destruye el comercio chino-estadounidense, algunas industrias de su país se verán afectadas. Si finalmente decide hacer algo así, será condenado por su imprudencia, ignorancia e incompetencia y tendría que soportar todas las consecuencias“, advierte.

La publicación añade que la introducción de cualquier arancel nueva provocaría “contramedidas” inmediatas y un enfoque de “ojo por ojo” por parte de Pekín.

“No le servirá de nada”

Según el diario, “el lote de pedidos de Boeing sería reemplazado por uno de Airbus“, “las ventas de autos estadounidenses y de iPhone en China sufrirían un revés” y “las importaciones estadounidenses de soja y maíz serían paralizadas”.

China también puede limitar el número de estudiantes chinos que viajan a EE.UU.”, añade. “Hacer las cosas difíciles para China políticamente no le servirá de nada”, alerta la publicación.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha utilizado un lenguaje más diplomático para advertir a Trump.

Su portavoz, Lu Kang, dijo a la prensa la semana pasada que “cualquier político estadounidense, si piensa en los intereses de su pueblo, adoptará una política que conduzca a la cooperación económica y comercial entre China y EE.UU.”.logo rt

EXTRAÑAMENTE, PESE A TALES DECLARACIONES, LA PRENSA CHINA HA HECHO POPULAR A TRUMP, ALEGANDO QUE LOS REPUBLICANOS, PESE A SUS AMENAZAS, SIEMPRE FUERON BUENOS NEGOCIANTES PARA CHINA. Photo/Ng Han Guan

EXTRAÑAMENTE, PESE A TALES DECLARACIONES, LA PRENSA CHINA HA HECHO POPULAR A TRUMP, ALEGANDO QUE LOS REPUBLICANOS, PESE A SUS AMENAZAS, SIEMPRE FUERON BUENOS NEGOCIANTES PARA CHINA. (FOTO: Han Guan)

NOTA DEL ADMINISTRADOR.- Parece que el presidente electo ha querido desviar la atención de sus negocios, con el fin de parecer un político que no pierde el “patriotismo”, antes que un simple empresario que únicamente piensa en su imperio.

btrumpfixedLos ataques y amenazas al gigante asiático no le impidieron a una de sus empresas, hace tan solo dos años, acordar una lucrativa alianza con un mastodonte estatal chino.

En efecto, los contactos iniciados en 2014 con State Grid condujeron a un compromiso formal para sellar un contrato de 100 a 150 millones de dólares en 15 años, indicó Robby Qiu, exdirector de las oficinas de Trump en China.

Ahora le toca actuar como presidente, remedando a Silvio Berlusconi cuando el empresario ocupó el cargo de primer ministro italiano, contando con la bendición, las sonrisas y la comprensión de la mayor parte de los medios occidentales.

Berlusconi desempeñó además el cargo de Presidente del Consejo de Ministros de Italia en tres ocasiones (1994-1995, 2001-2006 y 2008-2011), ministro de Relaciones Exteriores de Italia en el año 2002 y Presidente de turno del Consejo Europeo.

Los diarios españoles, franceses o estadounidenses, jamás atacaron al millonario con editoriales como las dedicadas estos días a Donald Trump.

Para colmo, el fundador de la productora Mediaset, invitaba a prostitutas, dirigentes y autoridades de otras naciones a saraos y juergas en sus residencias de lujo, mientras esos periódicos, revistas y noticieros de TV, bromeaban con tales festejos.

La filial española de Mediaset controla  Telecinco, La Cuatro, Factoría de Ficción, Boing, Divinity, Energy, Be Mad TV y Prisa es una de sus principales accionistas.