Tanto autoridades ecuatorianas, como el canciller Guillaume Long, como el equipo de abogados que se encarga de la defensa del creador de Wikileaks, Julian Assange, informaron que el deterioro de la salud de su defendido es evidente y que su vida corre peligro.