La visita del presidente estadounidense Barack Obama a Grecia ha generado protestas en las que alrededor de siete mil personas habrían tomado calles y la plaza Sintagma de la ciudad de Atenas.

Estos actos fueron reprimidos con gases lacrimógenos por la policía, ante lo cual los manifestantes respondieron con cócteles molotov.

Ante el llamado de organizaciones y partidos políticos a protestar, el gobierno heleno prohibió las manifestaciones en gran parte del centro de Atenas, lo que provocó el rechazo de un amplio sector de la sociedad helena, puesto que es la primera vez que un gobierno de “izquierda” (?) toma una decisión de ese calibre.