Los partidos opositores de Venezuela que dirigen por mayoría la Asamblea Nacional acataron el fallo del Tribunal Supremo de Justicia, y desincorporarán a tres de sus miembros debido a que son investigados por cometer fraude electoral en las elecciones legislativas de diciembre pasado. La decisión surge luego de la sesión de diálogo con el gobierno constitucional.