El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos nos obliga a pensar las consecuencias que su gestión tendrá sobre América Latina.

LA REUNIÓN INFORMATIVA ENTRE EL CANDIDATO REPUBLICANO, SUS ASESORES Y LOS DIRECTIVOS DEL DEPARTAMENTO DE INTELIGENCIA, FUE UN DESASTRE ANUNCIADO. ERA EVIDENTE QUE ESTE ÚLTIMO ORGANISMO ESTABA MOLESTO POR LAS DECLARACIONES DE TRUMP EN LAS QUE DIJO "NO ME FÍO DE ESTA GENTE"

PARECE QUE LA LLEGADA DEL HURACÁN ULTRADERECHISTA HA RELEGADO AL OLVIDO LOS MILES DE CRÍMENES PERPETRADOS POR LOS “DEMÓCRATAS” Y SU APOYO A LOS GRUPOS TERRORISTAS EN LIBIA Y SIRIA, DESDE LA LLEGADA AL PODER DE BARACK OBAMA. COMO DICE EL REFRÁN POPULAR “NO ES TAN FIERO EL LEÓN COMO LO PINTAN”

En primer lugar, hay que recordar lo sucedido durante la gestión de Barack Obama y su secretaria de Estado Hillary Clinton, tendencia que se hubiera profundizado con el triunfo electoral de ésta.

Nuestra región vivió una ofensiva del país del norte que se desató luego del No al ALCA. EE.UU. gestó un modelo de integración alternativa, la Alianza del Pacífico, cuestionó y desprestigió al Mercosur, Unasur y Celac.

Alentó y apoyó golpes de Estado en Honduras, Paraguay y Brasil,  colaboró con la creación de una “nueva derecha” con Mauricio Macri en nuestro país, con el venezolano Henrique Capriles, en Uruguay con Lacalle Pou, en Ecuador con Mauricio Rodas.

Hostigó a los gobiernos que fueron pilares de la integración: Brasil, Venezuela y Argentina.

Es decir, una actitud agresiva hacia la integración regional e intervencionista en lo político.

Seguramente, Trump no cumplirá literalmente sus promesas de campaña, pero pensamos que su gobierno tendrá el sesgo de lo dicho en la campaña, y además, fue lo que lo hizo ganar.

De lo planteado habría que destacar los aspectos que cumplirá y que nos atañen. Endurecerá la posición con Cuba, continuará confrontando con Venezuela y será muy duro con México, no sólo con los migrantes sino también con su gobierno.

Sin embargo, será menos hostil e intervencionista con el resto de la región. Concentrará sus esfuerzos, especialmente, en lo interno.

Será, como ya han hecho históricamente los republicanos, menos entrometido con Latinoamérica y habiendo vivido la injerencia de EE.UU. en nuestros países, sería lo más conveniente.

Claro que nuestra responsabilidad es analizar y planificar más lo que debemos hacer nosotros en esta nueva etapa que sólo suponer la relación de EE.UU. hacia nosotros.

LEER MÁS EN

https://www.pagina12.com.ar/3710-las-consecuencias-de-trump

Origen: Las consecuencias de Trump | Página12 | La otra mirada