Suburbios occidentales de Donetsk. Pueblo de Trudovsky. Fuego. Esta secuencia de palabras ya se ha convertido en habitual en esta terrible guerra.

Visité el pueblo hace no mucho tiempo. Entonces, gracias a nuestros lectores, pudimos ayudar a Oxana, una residente local, y a su familia a sobrevivir. Pero en aquella ocasión no tuve ocasión de charlar con otros residentes de la localidad y no pude observar el nivel de destrucción de este punto caliente. Hoy he podido subsanar eso.

La localidad es grande. Aquí se encuentra la mina Trudovskaya, una de las más grandes de Donbass. Antes de la guerra, la práctica totalidad de la población adulta trabajaba ahí. Ahora la mina está cerrada.

Las tropas ucranianas ocupan los pozos occidentales de la mina, de donde llegan terribles rumores. Se dice que las tropas ucranianas se deshacen allí de sus soldados muertos y de los residentes torturados de los pueblos y ciudades de alrededor. No puedo saber si es verdad. Pero los residentes creen que es así.

La ciudad cuenta con un colegio, guarderías, hospital, mercado y una gran estación de autobuses. Antes había muchas tiendas, tanto grandes como pequeñas. Ahora, prácticamente todas partes las ventanas están cubiertas con paneles de madera y las puertas, cerradas con candados. Son escasos los establecimientos que han sobrevivido. Pero hay algunos. Sin embargo, prácticamente todo está dañado o destruido.

Más allá de la estación comienza la zona roja, la línea del frente está muy cerca. Ahí están las líneas de transmisión eléctrica, la barrera, donde se encuentran las posiciones de las tropas ucranianas.

Artículo Original: Liza Reznikova / Antifashist

Origen: Al alcance de los francotiradores | SLAVYANGRAD.es