El gobierno colombiano ha tenido el acierto por su flexibilidad para incluir las propuestas de quienes apoyan el “No” respecto del acuerdo con la insurgencia. Así lo consideró el analista Marco Romero, especialista en el conflicto.

También reconoció que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo (FARC EP) han accedido a diversas modificaciones como en el tema de justicia, de representación política y de propiedad, lo que les ha valido el apoyo de sectores que antes no los aceptaba.

Ahora, acotó Romero, le toca al presidente Juan Manuel Santos defender el acuerdo.