EL PRIMER PRESIDENTE NEGRO DE LOS EE.UU. ENTREGA LAS MEDALLAS DE LA LIBERTAD A SUS FANS, QUE APOYARON LAS MATANZAS DE LA OTAN EN AFGANISTÁN Y LIBIA.

EL PRIMER PRESIDENTE NEGRO DE LOS EE.UU. ENTREGA LAS MEDALLAS DE LA LIBERTAD A SUS FANS, QUE APOYARON LAS MATANZAS DE LA OTAN EN AFGANISTÁN Y LIBIA Y A LA CANDIDATA CLINTON, MADRINA DE AL QAEDA

El presidente de EE.UU., Barack Obama, llenó hoy de estrellas la Casa Blanca para su última ceremonia de entrega de la Medalla de la Libertad, en la que homenajeó a los actores Robert de Niro, Robert Redford y Tom Hanks; el músico Bruce Springsteen y el jugador de baloncesto Michael Jordan, entre otros personajes que apoyaron la candidatura presidencial de Donald Trump e intentaron que ganase la psicópata Hillary Clinton.

Obama congregó a 21 personas del mundo de la música, el cine, el deporte y la industria, para entregarles el mayor honor que puede otorgarse a un civil en Estados Unidos.

Resulta curioso que ninguna de esas personalidades se opusiera a las guerras, invasiones y bombardeos que Obama promovió durante sus 8 años de mandato, marcados por la financiación de grupos terroristas protegidos por el Pentágono, como Al Qaeda y Al Nusra, o como el ISIS, cuya economía, militancia y armamento sostienen aún las dictaduras de Qatar y Arabia Saudita, por órdenes de EE.UU. e Israel.

Veintiún ciudadanos/as que forman un colectivo similar al que el socialista español José L.Rodriguez Zapatero bendijo en su día, en el que militaban cantantes como Joaquin Sabina, cineastas como Pedro Almodóvar o actores como José Sacristán, algunos de los cuales lucieron en sus prendas el emblema del NO A LA GUERRA, en la época en la que el neonazi José María Aznar fue primer ministro del gobierno español, pero jamás volvieron a usarla cuando el ejecutivo socialista apoyó la invasión, bombardeo, expolio de Libia y linchamiento del coronel Gadaffi, ni cuando comenzaron las masacres occidentales contra el pueblo sirio.

Una repudiable despedida del primer presidente negro, alegrada por la presencia de sus fans más famosos y entusiastas, que no fueron capaces de criticar el incumplimiento de todas las promesas que el mandatario saliente realizó en sus mítines electorales durante el año 2008.