La justicia española ha pedido que se le practique una autopsia a la política española Rita Barberá, aún cuando los médicos que le atendieron informaron que falleció de un infarto al miocardio.