En Argentina, millones de familias carecen de ingresos suficientes para cubrir la canasta básica, lo que ha provocado una caída en picado en el consumo de alimentos en comercios y supermercados.