EL CASO DE LOS CINCO HÉROES CUBANOS TIENE UNA IMPORTANCIA HISTÓRICA EN LA REANUDACIÓN DE LAS RELACIONES DIPLOMÁTICAS CON EE.UU.

EL CASO DE LOS CINCO HÉROES CUBANOS TIENE UNA IMPORTANCIA HISTÓRICA EN LA REANUDACIÓN DE LAS RELACIONES DIPLOMÁTICAS CON EE.UU.

Detenido con sus otro cuatro compañeros (René, Gerardo, Antonio y Ramón) el 12 de septiembre de 1998 acusado de espionaje cuando en realidad deberían haberle premiado por su trabajo para combatir el terrorismo anticubano en las entrañas del monstruo, Fernando y cada uno de los 5 vencieron la cárcel y las infamias montadas en contra de una gran proeza nacida del amor a su pueblo.

Fueron años durísimos en prisiones de alta seguridad, sufriendo aislamiento y todo tipo de castigos, pero no lograron quebrar a ninguno de los 5, muy por el contrario, de la mano del gigantesco y masivo apoyo del pueblo de Cuba con Fidel a la cabeza, y de la solidaridad internacional los 5 se convirtieron en héroes y sus nombres se expandieron por todo el mundo como símbolo de la resistencia antiimperialista.

Ahora, como hace un tiempo ocurrió con Ramón, tenemos la posibilidad de dialogar con Fernando, y sobre todo de poder escuchar de su boca palabras que hablan de “nosotros” y no de “yo”, de “Revolución” y no de “reformas” ni “posibilismo”, de Socialismo y no de atajos edulcorados para seguir convalidando al capitalismo.

Fernando levanta el ánimo a quienes lo escuchan (como ocurriera este pasado lunes en la Casa Argentino-Cubana y como se repetirá el sábado y domingo en la sede de ATE, donde se realizará el Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba. Allí, Fernando, como Vicepresidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), participará de las deliberaciones junto a cientos de amigos y amigas de Cuba.

Pero oigamos lo que nos dice: “Llevábamos una semana en prisión y no teníamos noticia alguna en nuestro aislamiento sobre lo que ocurría fuera, y en aquella circunstancia de total oscuridad, un día de diciembre nos enteramos que en Venezuela había ganado las elecciones un tal Chávez, y para nosotros fue como un rayito de luz en ese ambiente oscuro, metafóricamente hablando”, contó Fernando, para enseguida agregar:

Por supuesto que ninguno de nosotros tuvo la visión del Comandante en Jefe Fidel de avisorar desde un temprano encuentro con Hugo Chávez sobre la potencialidad de este compañero como líder político, y lo que iba a representar para el continente y para el mundo”.

Nombra después lo que fue el torbellino de gobiernos y pueblos que empezaron a crecer en el continente, la derrota del ALCA en Mar del Plata, la visita de Fidel, y aquel discurso emocionante de la Facultad de Derecho, rodeado de miles de argentinos y argentinas.

“Todas esas cosas nos iban alimentando en la prisión”, señala Fernando, dejando claro que a la vez crecía el antiimperialismo por América Latina, identificado en algo tan simbólico como la espada de Bolívar.

Internacionalista como todo buen revolucionario cubano, Fernando aprovechó su primera actividad en Argentina, para homenajear a otro militante de la liberación, presente en el lugar: el embajador de la República Arabe Saharaui Democrática y del Frente Polisario, Salem Bachir, reivincando en su persona a todos los pueblos que luchan por su independencia.

Lo dicho: Fernando González es parte de ese contingente de nuevos “Ches” que permanentemente nacen en el territorio cubano, y que no tienen dudas de que a pesar de los agoreros la Revolución sigue respirando socialismo.

Sólo basta escucharlo contando la proeza -la propia y la de cientos de miles de cubanos y cubanas- vivida en Angola y otros países de Africa, su elogio hacia las médicas y médicos cubanos, o los educadores, esparcidos por todo el mundo alumbrando nuevas conciencias, para darnos cuenta de qué manera están hechos estos hombres a los que el imperio no logró torcerles el brazo.

http://cubaendefensadelahumanidad.blogspot.com.es/2016/11/argentina-un-heroe-cubano-trajo-aire.html