Seis personas murieron y decenas resultaron heridas a causa de ataques con mortero del Estado Islámico. Los efectivos sirios respondieron la agresión causando la destrucción de escondites de los terroristas y generando varias bajas en sus filas.