Más de 50 ciudades de España se movilizaron este jueves contra la reforma educativa del gobierno.

Los estudiantes respaldaron en un 90% el paro convocado contra esta reforma que incluye un sistema heredado del franquismo, el cual examina a los estudiantes cada vez que superan un ciclo, lo que excluye a un gran número de alumnos entre 15 y 17 años dejar solo oportunidad en los centros privados.