Según el presidente sirio Bashar Al Assad, las naciones occidentales o aliadas (EEUU y la UE) protegen a los yihadistas que operan o que han sido expulsados de su territorio por las fuerzas de su país y Rusia.