Que el régimen español es una democracia sólo lo avalan los hipócritas, incautos e iletrados.

SOLO EN UNA DICTADURA PUEDE TOLERARSE LA APOLOGÍA DE ASESINOS Y CRIMINALES

SOLO BAJO UNA DICTADURA PUEDE TOLERARSE LA APOLOGÍA DE ASESINOS, TORTURADORES Y CRIMINALES

El Parlamento, donde los pijiprogres del Club de Fans de Pablito y sus padrinos del PSOE juegan al debate, interpretando un papel tan falso como populista y “primaveral”, sigue manchado con la sangre de miles de luchadores por la libertad.

Los líderes del franquismo, sus torturadores y criminales, no solo gozan hoy de libertad y protección, sino que se les considera héroes.

Entre ellos, el almirante Carrero Blanco, ejecutado por un comando de ETA con la ayuda de la CIA, la agencia estadounidense de espionaje, para abrir el camino al futuro rey Juan Carlos.

Mi colega José Manuel Martín Medem es de la misma opinión cuando escribía:

La conexión de la CIA con ETA fue facilitada por el Partido Nacionalista Vasco. Un informe de los servicios secretos españoles asegura que el explosivo utilizado era C4, fabricado en Estados Unidos para el uso exclusivo de sus Fuerzas Armadas“.

Ahora resulta que la justicia borbónica quiere encarcelar a quienes osen bromear con la muerte, del almirante. Una joven estudiante podría ser una nueva víctima de la justicia neofranquista.

Se llama Cassandra, tiene 21 años y estudia Historia en la ciudad de Murcia. El pasado mes de septiembre fue llamada a declarar por una serie de chistes realizados en su cuenta de Twitter sobre el personaje en cuestión.

58768023c461880e438b4603

Cuatro meses después, ya tiene la resolución de la fiscalía: “Me piden 2 años y 6 meses de cárcel, más 3 de libertad vigilada por chistes de Carrero Blanco. Sólo eso. Chistes de un dictador“.

A principios de enero, recibió un telegrama para acudir inmediatamente al Juzgado Central de Instrucción número 5 de Murcia.

Allí, se encontró con un auto del fiscal que la acusaba de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo, previsto y penado en el Código Penal.

Ahora, se enfrenta no solo a dos años y seis meses cárcel y tres de libertad vigilada, sino también a ocho años y seis meses de inhabilitación absoluta de actividad laboral.

Desde este blog le enviamos a Casandra nuestra más firme solidaridad y denunciamos el intolerable ataque a la libertad de expresión por parte del fiscal de ese juzgado.

¿Alguien cree de verdad en la justicia de este régimen?