En días reciente, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia de Argentina (AFI), Gustavo Arribas y hombre de confianza del presidente Mauricio Macri, se ha visto involucrado en un escándalo, debido a que se ha conocido que recibido a través de una empresa fantasma alrededor de 600 mil dólares de la compañía constructora brasileña Odebrecht, investigada por sobornos a funcionarios en varios países latinoamericanos para verse favorecida con licitaciones públicas.