El Rey Felipe VI visitará este próximo fin de semana Arabia Saudí.

 1420553815777Se trata de un viaje de importancia primordial para los intereses económicos de España debido a que los dos mayores proyectos de infraestructura de transportes que se están llevando a cabo en Arabia Saudí -el AVE entre La Meca y Medina y el metro de Riad- están liderados por empresas españolas.

Además, la compañía Navantia, también española, se encuentra en las últimas fases de negociación para firmar un contrato de más de 2.000 millones de euros, que contemplaría la construcción de cinco corbetas para la Armada saudí.

Desde luego, hay polémica al respecto de este viaje de Felipe VI a tierras saudíes.

Por un lado, partidos como Podemos, Ciudadanos o Esquerra Republicana de Catalunya ya han expresado su convicción de que lo que Felipe VI debería hacer en Arabia es reivindicar la defensa de los Derechos Humanos en aquel país, al que consideran deficiente en esta materia.

Por otro lado, los principales reponsables de FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón han enviado una carta abierta a Navantia y al presidente del Gobierno en funciones, en la que manifiestan su oposición a la firma del contrato entre Navantia y Arabia Saudí.

Las ONG denuncian el riesgo claro de que Arabia Saudí utilice las fragatas en el bloqueo naval al que somete a Yemen desde el 25 de marzo de 2015, cuando inició una campaña de bombardeos aéreos en Yemen.

Dichas organizaciones alegan que el bloqueo naval de Yemen por parte de la coalición saudí es una violación grave del derecho internacional humanitario.

Según la ONU, en el conflicto de Yemen han muerto 5.979 personas, más de 28.000 han resultado heridas y hay más de 2,5 millones de personas desplazadas internas.

Una larga tradición de venta de armas

España ha vendido armas a Arabia Saudí por valor de 725 millones de euros entre 2003 y 2014.

El gobierno considera que la venta está perfectamente justificada porque las licencias que concedió para la exportación incluyen “garantías de uso final” de esos materiales “y estrictas cláusulas de no re-exportación”, según consta en la respuesta parlamentaria escrita que dieron cuando el diputado de Esquerra Republicana Catalana, Joan Tardá, les interpeló al respecto el verano pasado.

“Si se tuviese conocimiento o existiese riesgo de uso indebido de los materiales exportados”, aseguraba a continuación el Ejecutivo, se podría suspender o revocar una autorización concedida para vender armamento o materiales militares.

Sin embargo, algunos analistas, como el periodista Francisco José Saavedra -en declaraciones recogidas por Hispan TV- insisten en advertir que “España podría convertirse en cómplice de la comisión de atrocidades en el conflicto de Yemen, porque las corbetas pueden utilizarse para llevar a cabo ataques militares directos a la población civil, ataques indiscriminados o para mantener el bloqueo naval, que impide el acceso de la ayuda humanitaria”.

Las ventas de armas españolas a Arabia Saudí batieron un récord histórico hace un año y medio, al alcanzar los 447,6 millones de euros en el primer semestre de 2015. Esa cifra supuso el 26% de todo el material de defensa exportado por España en dicho periodo.

https://actualidad.rt.com/actualidad/228393-felipe-espana-arabia-saudi-armas-guerra-polemica