El dosier comprometedor sobre el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, no deja de sumar argumentos contra su autenticidad.

Mientras que el FBI no puede confirmar muchos de los detalles esenciales del documento, elaborado por un exagente de inteligencia británico, el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, asegura que no se puede sacar ninguna conclusión de este informe.