Puesto que la primera ministra británica Theresa May será la primera líder extranjera en reunirse con el presidente Donald Trump de Estados Unidos, los lazos de Reino Unido con Estados Unidos están encaminados a prosperar durante la presidencia de Trump, indicaron expertos británicos.

b8aeed966ee319f648f126
Que Trump se reúna con May resulta significativo“, dijo en una entrevista con Xinhua Robert Busby, profesor y experto en política estadounidense de la Universidad Hope de Liverpool.

Pero esta especial relación podría convertirse más en una ilusión si Trump establece una nueva relación con Rusia o si actúa de forma extraña para el público y la opinión pública británicos.

Busby dijo que espera que los lazos entre ambos países prosperen después de los dos periodos de Obama en la Casa Blanca.

Trump apoyó el Brexit y vio que el movimiento es indicativo de una postura más amplia contra la globalización entre los votantes, lo cual podría replicarse en Estados Unidos“, dijo.

El refuerzo de lazos más estrechos con Reino Unido, dijo, podrían resucitar los recuerdos de la era Reagan-Thatcher recordados con cariño sobre todo por los republicanos estadounidenses.

La Gran Bretaña y Estados Unidos tuvieron una relación cercana en los ochenta durante los mandatos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan.

“Existe la percepción de que ese reino podría aislarse después del Brexit, pero el mensaje de Trump es que existen viejos lazos que pueden ser redescubiertos”, dijo Busby.

Las reuniones de Trump con Nigel Farage, ex líder del partido político británico UKIP, y ahora con May, son un testimonio de la simpatía por las ideas y los legados británicos, dijo.

Busby afirmó que aunque hay oportunidades para el Reino Unido tras el Brexit, podría haber más problemas en cuanto a lograr acciones concretas, sobre todo en el corto plazo. “El proceso del Brexit, como se ha visto, será un proceso lento y arduo”, dijo.

De acuerdo con Busby se requerirá algún tiempo para lograr acuerdos comerciales con Estados Unidos y esto no depende sólo de Trump pues se requiere el apoyo del Congreso estadounidense.

“El interés de Trump no es asegurarse de que Reino Unido sea un aliado posterior al Brexit, sino más bien que genere empleos para los estadounidenses y de mercados para los productos made in USA”, dijo.

“No creo que podamos asumir que la relación Trump-May evolucione hasta convertirse en una relación Reagan-Thatcher”, dijo Busby.

Yo esperaría una asociación más de negocios en comparación con la amistad personal de Reagan y Thatcher. Pero inevitablemente habrá comparaciones“, dijo.

Puede haber un periodo en el que los dos países se necesiten el uno al otro. Reino Unido para ver más allá de las ondas de choque del Brexit y Trump para tener un aliado mundial fuerte en un mundo de incertidumbre. “Pero esto podría ser de corto plazo”, advirtió.

Si se establece una nueva relación entre Estados Unidos y Rusia o si Trump actúa de manera extraña para el público y la opinión pública británicos, entonces la relación podría ser más una ilusión que un elemento práctico que beneficie a las dos naciones, dijo.

El profesor Patrick Minford, experto en macroeconomía, fue asesor especial de Thatcher, famosa por su estrecha relación de trabajo con el ex presidente Ronald Reagan.

Minford predijo que habrá un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos durante la presidencia de Trump apoyado por el hecho de que Reino Unido paga en defensa y al hecho de que los dos países ya son buenos aliados.

La Gran Bretaña no es una amenaza para Estados Unidos pues las dos naciones son aliados complementarios, y por otra parte, Trump podría ser duro con Europa continental, según el experto.

“Por supuesto, tiene que andarse con cuidado en lo que respecta al Tratado de Libre Comercio de América del Norte por la importancia de la cadena de abastecimiento. Es probable que tenga que aplazar algunas cosas”, agregó Minford.

http://spanish.china.org.cn/txt/2017-01/28/content_40191147.htm

Anuncios