Parece que “los hackers rusos” lo tienen crudo en Francia. El candidato independiente de centro-derecha, Emmanuel Macron, ganaría la contienda para llegar al Palacio del Elíseo, superando por un gran margen a su rival Marine Le Pen, según resultados de una nueva encuesta.

EMMANUEL MACRON Y MARINE LE PEN SE PERFILAN COMO LOS DOS CONTENDIENTES EN LA SEGUNDA RONDA PRESIDENCIAL

EMMANUEL MACRON Y MARINE LE PEN SE PERFILAN COMO LOS DOS FINALISTAS EN LA SEGUNDA Y DEFINITIVA RONDA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN FRANCIA

En un sondeo de opinión para el diario “Les Echos” y Radio Classique, se indicó que en la primera ronda de votación, que tendrá lugar el próximo 23 de abril, el ex ministro de Economía obtendría 22 por ciento de los votos y la líder del Frente Nacional recibiría el 25 por ciento.

Francois Fillon, abrumado por los escándalos de corrupción que afectan a su esposa e hijos (un Pujol a la francesa), no obstante alcanzaría un nada despreciable 20 por ciento.

En el ala izquierda, el socialista Benoît Hamon recibiría un 14% mientras que el trotsko Jean Luc Melenchon, pese a su exitosa campaña con holograma, no llegaría al 12%.

Sin embargo, según dicho sondeo, en la segunda y decisiva jornada electoral, Macron superaría a Le Pen con un 66% contra el 34% que obtendría la denostada antieuropeísta del Frente Nacional.

Se supone que muchos votos del socialismo se desplazarían hacia el centro-derechista Macron, por mucho que “los hackers rusos” se empeñasen en lo contrario.

El populismo podemita de Macron se nota en sus promesas hacia “la gente”, en las que habla de reducir drásticamente del desempleo, aumentar el salario mínimo y rebajar el impuesto que actualmente lesiona el sueldo de los trabajadores, aunque se compromete (guiño a la derecha) a elevar el presupuesto en defensa.

Macron, que jamás había ocupado un puesto relevante en la política, dio el salto a las elecciones tras formar su propio movimiento “En Marche”, en abril del año pasado.

Si en los EEUU, a Ivanka Trump y a su madre Melanie les llueven ataques periodísticos de índole sexual, a Macron le han tildado de marica en varios medios europeos, para diversión de rumorólogos y amantes de la homofobia.

¿No reza la constitución de aquel país que nadie podrá ser discriminado en razón de su credo, raza, opinión política u opción sexual? Menos mal que no le han tachado de pro-ruso.

La Mafia Mediática se ha quitado de nuevo su careta democrática.

Anuncios