La derrota de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses ha revelado la agenda globalista encabezada por George Soros, pues él financió la campaña de Hillary.

SOROS O NO SOROS, ESE ES UN PROBLEMA MUNDIAL

SOROS O NO SOROS, ESE ES EL DILEMA

Todos los medios principales de comunicación liberales intentaron hacer lo mejor que pudieron para moldear la opinión pública a favor de Hillary, pero fallaron.

La clase media estadounidense eligió a Donald J. Trump para el despacho oval debido a su agenda doméstica.

De ahí el motivo por el que el partido belicista ha realizado una guerra dentro de EEUU para debilitar a la administración Trump, con el objetivo de proteger la agenda globalista, y para ello fueron puestas en escena las protestas anti-Trump por todo EEUU.

La élite globalista que estaba involucrada en los cambios de régimen y revoluciones de color por todo el planeta, desde Iberoamérica a Ucrania, para lograr sus objetivos geopolíticos, ahora está intentando tales esfuerzos dentro de EEUU contra el gobierno legítimo de Trump.

Los medios de comunicación estadounidenses controlados por George Soros propagaron que Trump era el candidato del Kremlin.

Tras su victoria sobre Hillary, la Agencia Central de Inteligencia (CIA en inglés), culpó a Rusia de “hackear” las elecciones a favor de Trump.

Pero Rusia no solamente ha rechazado tales acusaciones sin fundamento, también ha advertido a Trump que los globalistas intentan apuñalar a la democracia estadounidense con un “golpe blando” contra Donald Trump.

El presidente ruso Vladimir Putin dijo que él ve intentos en los EEUU para “deslegitimar a su presidente Donald Trump usando métodos “al estilo Maidán” previamente usados en Ucrania, donde los lectores recordarán que el presidente Yanukovich fue expulsado en 2014 tras un violento golpe de Estado, que muchos sospechan que fue realizado bajo los auspicios del Departamento de Estado de EEUU y clasificado como operaciones de inteligencia de EEUU.

¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?

Aquí surge la cuestión; ¿Por qué la élite globalista es anti-rusa?, y ¿por qué declararon a Rusia como una amenaza para el nuevo orden mundial globalista?

La respuesta es muy simple porque ellos estaban involucrados en la destrucción de la economía rusa.

Soros estaba involucrado directamente en la crisis económica de la URSS durante principios de la década de 1990.

Tras la disolución de la URSS, Soros ayudó a que los oligarcas rusos controlasen las instalaciones de producción, industrias, y refinerías de petróleo.

Hay una larga guerra entre esta agenda globalista y Vladimir Putin dentro de Rusia.

El presidente Vladimir Putin no solamente les derrotó en Rusia sino que también ha tenido éxito al minimizar su hegemonía por todo el mundo al introducir un “orden mundial” alternativo, un mundo multipolar compartido.

Este es el motivo por el que George Soros se hizo con la organización sin ánimo de lucro conocida como la “Fundación Sociedad Abierta” (Open Society Foundation) con la que intentó derrocar al presidente Putin e intentó desestabilizar Rusia muchas veces.

Como resultado, Rusia no solamente ha regulado las ONG’s internacionales, sino que también ha prohibido a Open Society en Rusia.

SEGUIR LEYENDO

Anuncios