La segunda reunión de paz para Siria, efectuada en Astaná, Kazajistán, culminó con un acuerdo mediante el cual se creará un equipo tripartita cuyo objetivo será supervisar el alto al fuego, y sancionar a la parte que lo violen.

No obstante, el jefe de la delegación siria por la paz, Bashar Al Jaafari, afirmó que Turquía y los opositores armados que acudieron a esas negociaciones en Astaná, dedicaron su tiempo a trataron de frenar y socavar el proceso de diálogo.

Anuncios