La deuda pública en España, calculada en más de un billón de euros, equivale a que cada ciudadano debiese al estado 23.776 euros. Una cifra tres veces mayor que los 8.400 euros por cabeza que suponía en el 2007.

Y es que la crisis (de la que sólo los bancos privados y el empresariado han salido ganando) ha provocado un aumento del endeudamiento espectacular, que como suele acontecer en el neoliberalismo, pagaremos todos y todas… menos los que deberían hacerlo.

Anuncios