Pese a las sanciones económicas y financieras impuestas por Estados Unidos y a la caída de los precios petroleros, la economía de Rusia pudo sortear las dificultades y alcanzar una tendencia positiva en 2016.

Anuncios