Facebook ya es algo más que una herramienta para comunicarnos con familiares y amigos. Se ha convertido en una especie de Estado extraterritorial, gobernado por gente a la que nadie eligió, pero que se siente cómoda en ese imaginario trono.

Anuncios