El tráfico de la línea de ferrocarril que une Rusia con Ucrania ha sido bloqueado por un grupo neonazi de esa república oriental.

EL BLOQUEO DE LA LINEA FERROVIARIA IMPIDE LA LLEGADA DE MERCANCÍAS RUSAS A UCRANIA, INCLUYENDO EL CARBÓN.

EL BLOQUEO DE LA LINEA FERROVIARIA IMPIDE LA LLEGADA DE MERCANCÍAS RUSAS A UCRANIA, INCLUYENDO EL CARBÓN.

Después de suspender los vuelos directos entre Rusia y Ucrania, el tren sigue siendo el principal canal de comunicación entre ambos países.

Los neonazis radicales ucranianos que se hacen llamar ‘veteranos de la guerra de independencia‘ y ‘social-patriotas’ bloquearon el tráfico ferroviario en la estación Konotop, línea que va desde Moscú a Kiev, a 70 kilómetros de la frontera rusa.

De acuerdo con la página de Facebook del movimiento nacionalsocialista, varios trenes que transportaban el carbón ruso están ahora bajo su control.

Proponen impedir el suministro de carbón procedente de Rusia que llega hasta el centro del territorio ucraniano, planeando tomar el control de ocho pasos más de la frontera ferroviaria.

El grupo afirma que el comercio con Rusia ‘debe terminar, porque es la garantía de un futuro en paz.

«Esta gente trabaja es en detrimento de sus propios intereses», indicó Alexei Pushkov, miembro del Consejo de la Federación de Rusia, cuando comentaba el embargo ferroviario.

«Cortando los lazos comerciales con nosotros, Ucrania ya ha perdido $ 15 mil millones. Es poco. Parece que quieren perder aún más», escribió en un tweet.

A finales de enero, los neonazis ucranianos iniciaron un bloqueo contra el Donbáss, que impide el paso de todos tipo de materiales a las repúblicas de Donetsk y Lugansk, ya sea por carretera o por ferrocarril.

Como resultado de este embargo, Ucrania se enfrenta a una grave escasez de carbón – la cuenca carbonífera del Donbáss es muy importante – y algunas grandes empresas ya no pueden funcionar normalmente.

En represalia, las repúblicas parcialmente reconocidas de Donetsk y Lugansk anunciaron el 1º de marzo, un bloqueo similar sobre bienes del resto de Ucrania.

El primer ministro ucraniano, Vladimir Groïssman evaluó las pérdidas a Kiev a causa del embargo en el Donbass, que según sus datos ascienden a 3 mil quinientos millones de dólares y 75 000 trabajadores podrían perder sus empleos.logo rt

Anuncios