Lo dijo bien claro, hace más de tres años, Ángeles Diez,  Doctora en Ciencias Políticas y Sociología y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, en su memorable reflexión, compuesta por tres no menos contundentes entregas, “Podemos: un fenómeno mediático que pretende ser político”.

LOS MEDIOS AUPARON AL BISBAL DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA Y ESOS MISMOS COLEGAS SE QUEJAN HOY DEL MALTRATO QUE RECIBEN DE SUS AHIJADOS

En ese trienio, el Club de Fans de Pablito (lo bauticé de esa forma por su directa vinculación con los medios televisuales) llegó al Europarlamento para pintar la mona (todavía recuerdo al trilero Iglesias asegurando “no tengo ninguna simpatía por Putin“), ganó decenas de escaños con sus marcas blancas (amarillas) y anticomunistas, sin siquiera detenerse a dar las gracias a esos medios de manipulación, que les auparon desde su lanzamiento como supuesto detergente político.

Jamás en la historia de la transición-que-no-termina-se dio un apoyo tan descarado y gratuito en la práctica totalidad de la prensa, radio y TV españolas (además de los portales derivados de esta), a un grupo de presuntos “rojos antisistema” que en 2012 gritaban “PSOE y PP la misma mierda es“, pero que cinco años después beben los vientos por amancebarse con el primero de los dos enmerdados.

De supuestos izquierdistas, pasaron a la socialdemocracia sin que el rubor apareciera en las mejillas de sus líderes, tal vez porque esa señal de propia vergüenza es lo único que tienen de rojo.

Tres años después de esas tres reflexiones de la doctora Diez, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) destapaba un comunicado en que denuncian las presiones y amenazas del Club a un grupo de periodistas (que no son de la Secta, ni de la Cuatro, ni de Antena-3, ni de Público, etc.), solicitando ayuda de la organización a la que pertenecen, después de una “campaña sistemática de acoso” por parte del círculo cercano a Pablito.

En el texto se incluyeron pruebas de esa afirmación, ahora bajo custodia de la APM, que no se han hecho públicas para resguardar la identidad de los implicados.

GARCÍA FERRERAS, EL “ROJO VIVO”, ALECCIONANDO, DURANTE SUS HABITUALES COMIDAS, A LOS LÍDERES DEL CLUB 

Los hechos que han motivado el comunicado pasan por un señalamiento continuado, reseñando la agresividad empleada en las alusiones a periodistas, así como amenazas e insultos verbales, según relatan algunos de los afectados, realizados de forma personal y privada con mensajes y llamadas intimidatorias.

El Club de Fans de Pablito, con más de 500.000 euros mensuales de dinero público en sus manos, debió haber ofrecido una cena de gala, hace muchos meses, a los cientos de colegas que bebieron los vientos por esa formación mediática, que aún pretende ser política.

No entro ni salgo en el tema. No me interesa, pero sí debo recordar que “Quien no es agradecido es un mal nacido”.

Anuncios