Según un informe emitido por la Universidad Metropolitana de Argentina, se aceleró la emisión de bonos y la entrada de divisas no se utilizó para pagar infraestructura y programas sociales, sino para financiar la fuga y potenciar negocios de los bancos.

Anuncios