Después de que Wikileaks publicara este pasado martes la mayor filtración de herramientas de ‘hackeo’ de la CIA, el FBI ha abierto una investigación federal de los datos publicados en el curso, de la cual intentará averiguar si se ha revelado alguna otra información secreta y si la fuga proviene de una persona de dentro del FBI o contratada por esta agencia.

Anuncios