Luego de retomar el control total de la ciudad siria de Palmira, el ejército nacional y sus aliados rusos comenzaron el desminado de la urbe y la persecución de los miembros del Estado Islámico para asegurar todo el perímetro de la ciudad.

Además ya se ha empezado a evaluar los daños infringidos por los terroristas al patrimonio arqueológico de la histórica ciudad y a elaborar los planes de rehabilitación

Anuncios