“¿Eres miembro de los servicios secretos rusos?”, fue una de las tantas preguntas que los agentes de seguridad le hicieron a la modelo y presentadora de TV rusa Victoria Bonya, a su llegada al aeropuerto de Los Angeles.

LA PARANOIA Y LA HISTERIA ANTIRRUSA EN EE.UU. HA LLEGADO A SUPERAR LA ÉPOCA DE LA GUERRA FRÍA (Foto: Anatoly Lomokhov)

Bonya permaneció durante varias horas sometida a todo tipo de interrogatorios y con constantes amenazas de deportación.

Como si estuvieran en una película de los años de la Guerra Fría se comportaron los agentes aeroportuarios de Los Ángeles cuando Bonya, de 37 años, aterrizó en EE.UU.

El hallazgo de una tarjeta perteneciente a una empresa que fabrica cámaras de video, dentro de su equipaje, despertó las sospechas de los oficiales, que creyeron estar frente a una espía, se cuenta en la web ‘New York Post’. Entonces, comenzaron las preguntas.

En vez de hacerme preguntas habituales en estos casos, los oficiales decidieron hablar sobre el presidente (Vladímir Putin)”, contó Bonya en su cuenta de Instagram.

Eso no fue todo, luego vinieron los comentarios sobre la KGB“. “Comencé a reírme, pensé que era una broma hasta que me lo preguntaron por tercera vez“, explicó.

Entonces, la preocupación y el nerviosismo invadieron a la ex modelo de Playboy, que confesó su pasmo ante la posibilidad de ser deportada.

Transcurridas varias horas, la modelo explicó a los agentes que la tarjeta hallada en su equipaje estaba allí por casualidad y logró convencerles, tras mostrar sus cuentas de las redes sociales.

Los 1,9 millones de seguidores que Bonya tiene en Twitter y los 5 millones que atesora en Instagram fueron la clave para que pudiera permanecer en EE.UU. y disfrutar de su estadía en Los Ángeles.

Esos millones de seguidores de sus cuentas de redes sociales, fueron la llave para que el calvario terminara.

https://actualidad.rt.com/actualidad/232840-detienen-modelo-rusa-eeuu-espia-bonya

Anuncios