El Tribunal Constitucional de Corea del Sur aprobó por unanimidad la destitución de la presidenta Park Geun-hye por sus vínculos con una trama de corrupción que llevó al Parlamento a apartarla de su cargo el pasado mes de diciembre. Ahora las autoridades deberán llamar a elecciones en los próximos sesenta días.

Anuncios