El Gobierno sirio ha declarado  que la llegada a territorio sirio de otros 400 mercenarios del ejército de EE.UU., bajo la disculpa de luchar contra el terrorismo, viola la soberanía del país.

Ese contingente se unirá a otros 500 uniformados de las FFAA yanquis, cuya misión es entrenar y apoyar militarmente a los grupos terroristas de la oposición armada siria.

Damasco condena rotundamente esta agresión flagrante que constituye una grave injerencia y una violación incuestionable de la soberanía de Siria“, ha afirmado el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores en un comunicado, sin que Rusia haya mostrado señales de contrariedad ante la llegada de esos 400 mercenarios, que vulnera todas las leyes y convenciones internacionales.

Anuncios