La única película no soviética, rodada en color, del funeral de Iósif Stalin y desconocida hasta hoy, fue hecha desde un balcón de la Embajada estadounidense de Moscú con vistas al Kremlin.

LA MAYOR PARTE DE LAS ESCENAS DEL FUNERAL DE STALIN FUERON RODADAS EN BLANCO Y NEGRO

El historiador estadounidense Douglas Smith, que hace unos meses descubrió en casa del mayor Martin Manhoff, del ejercito de EE.UU., un archivo visual de la vida del pueblo soviético a mediados de los años 50, ha proporcionado al portal Nastoiaschee Vremia (Tiempo presente) las únicas escenas en color que se conservan del cortejo fúnebre del que fuera líder de la Unión Soviética, Stalin, que murió el 5 de marzo de 1953.

El filme, de 10 minutos de duración, carece de banda sonora y ha sido publicado en sistema de video alta definición (4k).

La única grabación independiente que se conoce del funeral del mandatario, obtenida desde un balcón de la Embajada estadounidense de Moscú por Manhoff, fue realizada en 1952, año en que el funcionario fue nombrado legado del gobierno de EEUU, aunque dos años más tarde, en 1954,  se le expulsó de la URSS acusado de espionaje.

En las imágenes, nunca vistas hasta la fecha, se aprecia cómo una docena de soldados soviéticos (de los cientos presentes en el acto), ataviados con largos abrigos, acompañan el ataúd con el cuerpo del líder fallecido hasta el mausoleo de Lenin, en la Plaza Roja.

Mientras tanto, decenas de funcionarios de alto rango, entre ellos miembros del Politburó, sostienen coronas fúnebres.

Además, en el video se aprecia el ataúd, envuelto en tela roja, sobre cuya tapa se distingue una especie de pequeña ventana, cerca de la cual se encuentra la famosa gorra militar de Stalin.

El material gráfico muestra también cómo los soldados que montaban guardia, debido al intenso frío reinante, se frotan las manos y saltan, tratando de calentarse en aquel día de marzo de 1953.

Según recalca el portal, esos momentos no fueron rodados por los camarógrafos soviéticos y si alguno los hubiere captado, nunca fueron emitidos.

El filme se rodó desde el balcón principal de la embajada estadounidense, con la clara intención por parte del legado del imperio, de que pudiera verse  la enseña de las barras y estrellas, ondeando de forma intermitente sobre las escenas del cortejo fúnebre.

Anuncios