Durante una reunión con líderes europeos, Beata Szydlo recordó a François Hollande el bajísimo apoyo popular de que aún “disfruta” el presidente francés.

SIENDO POLACA Y LLAMÁNDOSE BEATA, PARECE NO TENER PELOS EN LA LENGUA A LA HORA DE HUMILLAR A UN COLEGA Y OLVIDAR LA CARIDAD CRISTIANA QUE DISTINGUE A AQUELLA NACIÓN ULTRADERECHISTA

Días antes, el mandatario socialista galo había abogado por una UE de dos velocidades, lo que motivó un duro revés para los futuros proyectos de Varsovia.

Se supone que debo tomar en serio el chantaje de un presidente, cuya tasa de popularidad es del 4%,  y que jamás volverá al Eliseo como tal?”, fue la frase que lanzó la premier polaca durante una reunión entre los líderes europeos, celebrada en Bruselas el pasado viernes, 10 de marzo y que recoge el diario británico The Guardian.

La razón del enfado de Beata y de su mordaz comentario, obedecen, según varios medios de comunicación polacos, a las quejas mostradas por el Presidente de la República Francesa, François Hollande, sobre los fondos estructurales concedidos por la Unión Europea a Polonia.

Unos días antes, el inquilino del Elíseo había mantenido en Varsovia varias reuniones en las que el ambiente fue algo tenso, tras hacerse públicas las declaraciones del mandatario galo acerca de la Europa de dos velocidades (en clara referencia a Polonia), idea que Hollande quiere imponer a toda costa, ya que, en su opinión, la medida podría reordenar la UE y evitar otras salidas, como la del Reino Unido.

Por otra parte, el enojo de la jefa del gobierno polaco hacia sus homólogos continentales tiene su origen el 9 de marzo pasado, cuando 27 de los 28 miembros de la UE reeligieron como presidente del Consejo Europeo a Donald Tusk, también de nacionalidad polaca y personaje denostado por el ejecutivo que dirige Szdylo, quien se opuso frontalmente al nombramiento.

Anuncios