El Ejército iraquí ha arrebatado al Estado islámico el control de más de un tercio de la parte occidental de Mosul, en Irak, según agencias occidentales.

En referencia a estos combates, el pasado viernes la Cancillería rusa denunció que Alemania recurre a la política de doble rasero, cuando trata de comparar la situación de Mosul con la de Alepo.

En este sentido, Moscú cree resulta cínico alabar los avances en el frente, cuando se producen tantas bajas entre la población civil.

Anuncios