El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, llamó a poner fin a los atentados contra la propiedad de empresas rusas en Ucrania, después de que activistas neonazis taparan con bloques de hormigón la entrada a la oficina del banco ruso Sberbank, en Kiev.

“Los cuerpos de seguridad ucranianos tienen la obligación de impedir arbitrariedades, acciones que infringen las leyes y atentan contra los derechos de propiedad protegidos por la legislación de Ucrania”, declaró Lavrov a periodistas.

Radicales del colectivo neonazi Pravy Sektor pretenden bloquear también las conexiones ferroviarias entre Rusia y Ucrania.

La dirección de Sberbank, según el canciller ruso, ya solicitó a los organismos pertinentes en Ucrania que frenen los intentos de obstruir sus operaciones.

Lavrov expresó la esperanza de que “pongan en práctica, sin politizar el asunto, el procedimiento aplicable en este caso acorde a las leyes de Ucrania“.

“Confío en que el Estado ucraniano sabrá usar su autoridad, para impedir semejantes arbitrariedades”, remarcó.

Los neonazis en Ucrania exigen cerrar en el país las oficinas del mayor banco de ahorros ruso, Sberbank, que desde el 7 de marzo admite documentos de identidad expedidos por las llamadas repúblicas populares de Donetsk (RPD) y Lugansk (RPL).

El Banco Nacional de Ucrania se declaró dispuesto a exigir la imposición de sanciones a la filial ucraniana de Sberbank, si esta información llegara a confirmarse.

El pasado 18 de febrero, el presidente ruso Vladímir Putin firmó un decreto que obliga a los órganos administrativos a admitir como válidos, en Rusia, los pasaportes, partidas de nacimiento, actas de matrimonio, divorcio y defunción, carnés de conducir, títulos académicos y matriculaciones de vehículos que figuran en los registros de las repúblicas de Donetsk y Lugansk.

El texto del decreto alega razones humanitarias y, en rigor, no hace referencia a la RPD ni la RPL sino a “ciertas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk” —el término utilizado en los acuerdos de Minsk— y subraya que es una medida provisional, hasta que se logre una solución política del conflicto.

Anuncios